05 noviembre 2009

"El Caballo en movimiento” de Eadweard Muybridge


En 1872, Leland Stanford sostenía que había un instante, durante el trote largo o el galope, en que el caballo no apoyaba ningún casco en el suelo. En esa época no se conocía una manera de demostrarlo y Stanford encargó a Eadweard Muybridge, que captara con su cámara el movimiento de su caballo de carreras , le prestaron muchas sábanas de color blanco y las colgó en torno a la pista del hipódromo a manera de fondo, sobre el que destacara la figura del caballo.
Una secuencia de 16 fotografías que se realizó aclaró el misterio (dándole la razón a Stanford), mostrando las cuatro patas del caballo por encima del suelo, todas en el mismo instante de tiempo.
En 1888, mostró sus fotografías de caballos a Thomas Edison, que era el inventor del fonógrafo para sugerirle la posibilidad de combinar ambos inventos para mostrar imágenes sonoras.
Edison, inspirado por la idea de Muybridge, rápidamente e independientemente registró la patente y decidió llamar "su" invento como "Kinetoscopio" como resultado de la combinación de las palabras griegas "kineto" (movimiento) y "scopos" ("ver") que podría... "hacer para los ojos aquello que el fonógrafo hace para los oídos".

2 comentarios:

Marga dijo...

Más de un mes sin contar nada. Que conste que miro a diario a ver que cuentas de nuevo, siempre interesante. Enhorabuena por este espacio.

Anónimo dijo...

Sabes? Un científico debe tomarse la libertad de plantear cualquier cuestión, de dudar de cualquier información, de corregir errores y al igual que tú, de deleitarnos con cualquier acontecimiento que a muchos se nos escapan. Bien hecho.

Científico y Santo www. jmmc2001.blogspot.com

Si lo que quieres contarme puede no ser cierto, no es bueno, ni es útil, ¿para qué contarlo..?”
Sócrates