03 septiembre 2007

Elzéard Bouffier



Un hombre planta árboles y toda una región cambia. Recogemos una síntesis del relato del escritor francés Jean Giono.
En 1913 tuve la oportunidad de hacer un largo recorrido a pie por los parajes montañosos de la antigua región donde los Alpes penetran en Provenza. Eran tierras desérticas, toda la tierra aparecía estéril y opaca. Nada crecía allí salvo alguna pobre vegetación silvestre. Sólo encontré sequedad y una aldea abandonada. Finalmente, entre tanta soledad, vi a un pastor con treinta ovejas echadas cerca de él sobre la tierra calcinada. Era un hombre de pocas palabras en medio de un paraje desolado. Vivían también algunas familias bajo aquel riguroso clima, en medio de la pobreza y de los conflictos provocados por el continuo deseo por escapar de allí.
Aquel pastor tenía 55 años y se llamaba Elzéard Bouffier. Usaba como bastón una vara de hierro. Con su punta hacía un hoyo en el que plantaba una bellota y luego lo rellenaba. Había plantado un roble. Plantó así hasta 100 bellotas con muchísimo cuidado. Llevaba tres años plantando árboles en ese desierto. Había plantado ya 100.000. De éstos, unos 20.000 habían germinado. De los 20.000, esperaba perder la mitad a causa de los roedores o el mal clima. Aún así, quedarían 10.000 robles donde antes no había nada.
Vino la guerra de 1914, y a su término volví a aquel lugar. Aquel pastor seguía extremadamente ágil y activo. Los robles tenían diez años y eran más altos que un hombre. Era un espectáculo impresionante. Formaban un bosque de once kilómetros de largo y tres de ancho. Y todo aquello había brotado de las manos y del alma de ese hombre solo. Había proseguido su plan, y así lo confirmaban las hayas, que llegaban a la altura del hombro y que se encontraban esparcidas tan lejos como la vista podía abarcar. También había plantado abedules en todos los valles donde había adivinado acertadamente que había suficiente humedad.
En 1935, las lomas estaban cubiertas con árboles de más de siete metros de altura. Vi por última vez a Elzéard Bouffier en junio de 1945, tenía entonces 87 años. En vez de los vientos secos y ásperos que recordaba, soplaba una suave brisa cargada de aromas del bosque. Se habían restaurado las casas, y ahora estaban rodeadas de jardines, donde crecían flores y verduras. Había matrimonios jóvenes. Aquel lugar se había convertido en una aldea donde era agradable vivir. Desde ahí me fui caminando. En las faldas de la montaña vi pequeños campos de cebada y centeno. Al fondo del angosto valle, las praderas comenzaban a reverdecer. En lugar de las ruinas que había visto en 1913, ahora se levantaban campos prolijamente cuidados, dando testimonio de una vida feliz y confortable. Los viejos arroyos, alimentados por las lluvias y nieves que conservan los bosques, corren nuevamente gracias a que sus aguas han sido canalizadas. Cuando pienso que un hombre solo, armado únicamente con sus recursos físicos y espirituales, fue capaz de hacer brotar esta tierra de Canáan en el desierto, me convenzo de que, a pesar de todo, la humanidad es admirable; y cuando valoro la inagotable grandeza de espíritu y la benevolente tenacidad que implicó obtener este resultado, me lleno de inmenso respeto hacia ese campesino viejo e iletrado, que fue capaz de realizar un trabajo digno de Dios
.
Elzéard Bouffier murió pacíficamente en 1947.


3 comentarios:

Anónimo dijo...

realmente el ser humano es capaz de realizar grandes proezas, no siempre todas buenas para la humanidad, si ya se que este no es el caso. Este señor sí que lo hizo bien, y mis halagos recibe. Siempre satisface escuchar anécdotas buenas, heroicas. Por desgracia(o por suerte) son las que perduran. Pero te invito a que mires a tu alrededor... Es bueno observar la vida misma, te llenará de satisfación.

un admirador dijo...

querido Jose Maria :
Soy un ferviente seguidor de su blog. hasta ahora no me e atrevido a escribirle . Tiene usted madera de periodista curioso y inquieto y por supuesto de científico ,ya lo de santo... uhhh uhh
espero que siga de esta guisa y no cambie a pesar de las malas influencias que le rodea.
El foto montaje , que creo que es de sus vacaciones esta muy bien realizado y la historia de Elzerad Bouffier muy bien .
Siga amigo mio, siga por esos derroteros y cuente con nosotros que bien le seguimos y apreciamos .
Es usted el mejor .
saludos y felicidades .
nota
esperamos con ansias una nueva entrega

Unknown dijo...

Es una historia maravillosa, como gestos tan pequeños realizan milagros tan grandes.
Gracias por enviarme el enlace.Mañana se lo leo a mi hijo Gon y que cuente la historia en el colegio.

Científico y Santo www. jmmc2001.blogspot.com

Si lo que quieres contarme puede no ser cierto, no es bueno, ni es útil, ¿para qué contarlo..?”
Sócrates